Ribadavia (Ourense)


Siguiendo nuestra ruta por la comarca del Ribeiro, además de visitar la localidad cercana de  Castrelo de Miño seguimos a orillas del río Miño hasta la desembocadura del río Avia para conocer Ribadavia que es Monumento Histórico Artístico desde 1947.
Y como un gran vigilante de piedra, nos recibe ... el Castillo de los Condes de Sarmiento.





Su construcción data de la segunda mitad del sigo XV y en su interior se conserva una necrópolis de piedra del siglo IX-XII de lo que fue la capilla de San Xes de Francelos.
Aunque su estado actual es bastante incompleto, se le intuye la existencia de una torre del homenaje por su base cuadrangular en una de las paredes en piedra almenadas.
En su puerta principal, llamada Puerta de la Cerca, con un arco semicircular, se pueden ver los escudos de los Sarmiento y Fajardo, y es una de las 5 con las que contaba y que se conserva junto a la Puerta Nueva, camino al río y la Puerta Falsa, junto al molino.
Su abandono se produjo en el siglo XVII, cuando los condes de Ribadavia trasladaron su residencia al Palacio que está situado en la Playa Mayor.
Aquí se celebra cada último sábado del mes de Agosto la gran "Festa da istoria”, en la cual se hace una recreación auténtica de la historia y el ambiente medieval. Incluso se paga en maravedíes en los puestos locales.

Un agradable paseo a orillas del río Avia nos ayuda a recorrer la ciudad y su historia hasta llegar al área recreativa de A Veronza. Un amplio lugar de esparcimiento con zona de baño, piscinas, mesas y bancos para picnic y parque infantil.


Ahora vamos a recorrer un poco de su casco urbano, su playa mayor y el ya mencionado Barrio Judío.


Además de ser sede del antiguo Reino de Galicia, Ribadavia es por excelencia la cuna del vino del Ribeiro, que ya desde la Edad Media se bebía en gran parte de Europa, por ello nos vemos rodeados de grandes bancales o “socalcos” de viñas de su afamada uva, en todo su entorno.
Pero no solo es una ciudad ligada al vino, sino también a la presencia del pueblo hebreo. Su barrio judío es uno de los más importantes de Galicia, y en ello influye su gran estado de conservación.
No nos olvidemos que fueron los judíos quienes perfeccionaron el cultivo de las vides aprovechando el desnivel del terreno y crearon una red de regadíos.

Pero los primeros habitantes de la ciudad fueron los celtas, atraídos por el oro de sus minas y sus aguas termales. Luego llegarían los romanos quienes fueron los que realmente se lucraron con esos tesoros, y dejarían numerosas construcciones.

En el siglo XII sería cuando la ciudad alcanzara su gran apogeo económico como consecuencia del poder monástico de San Clodio, de Santa María de Melón y de Oseira, dedicándose al cultivo de la vid y al comercio del vino de la zona. La población judía aumentó considerablemente ya que eran buenos comerciantes además de artesanos.

Sería en el siglo XIV cuando el pueblo de Ridabavia es invadido por los ingleses que durante nueve meses arrasaron y saquearon hogares, pero debido a la gran lucha de los habitantes de la judería en defensa de sus murallas, finalmente fueron derrotados. ​

Se tiene constancia de la gran habilidad en el cultivo y destilación del vino, así como del gran comercio a nivel internacional hasta que en el siglo XVIII, una gran plaga acabó con la producción y se inició una época de ruina.

La emigración a América se hizo palpable y descendió gravemente la población. A principios del siglo XX se modernizaron los cultivos y se derogaron los caros foros existentes sobre los  viñedos.


Recientemente se ha sabido la historia de las heroicas "Hermanas Touza", tres hermanas que vivían en la villa que salvaron a cientos de judíos durante la II Guerra Mundial de morir en la cámara de gas burlando a la Gestapo y ayudándoles a cruzar hacia Portugal.
Una interesante historia que podéis  ver muy bien resumida aquí 



















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas recientes