Sendero a las fervenzas de la Poza da Moura tras las obras


Este fantástico lugar de la península del Morrazo ya os lo había presentado hace unos años en esta entrada  pero tras las obras que se están acometiendo de la ampliación del corredor del Morrazo, no habíamos vuelto.

Uno de sus viaductos nuevos pasa justo al lado y por tanto se han modificado alguno de sus accesos en su parte superior y en la parte inferior, los inmensos pilares de hormigón entre las casas, deslucen un lugar tan increíble, pero son cosas del progreso.

Descubrimos este enclave en el año 2012, y desde entonces, es una visita obligada al menos una vez al año, aprovechando que queda relativamente cerca de Vigo. Volvimos este fin de semana de Diciembre (2018) y encontramos algunos cambios como un sendero nuevo de acceso justo al comienzo de la urbanización del campo de golf, que por cierto sigue tal cual hace años, a medio acabar y unos pocos vecinos sucumbiendo en medio de esqueletos de chalets a medio terminar.


Este camino enlaza con el antiguo en el puente sobre la carretera (que también lo han cambiado y lo han hecho nuevo, ahora es como una viga de cemento estrecha y adiós a sus barandillas verdes). Ahí ascendemos hacia los molinos, siendo el primero que vemos el molino da máquina  con el canal de agua elevado a modo de acueducto restaurado.

Han puesto unos carteles informativos y nos hemos enterado de los nombres que desconocíamos, como el molino de José María que es el que está a continuación, que en uno de sus laterales ya está la valla metálica de cierre de la carretera.


El sonido del río Miñouva va aumentando, y es que aquí en su descenso, tiene que salvar una fuerte pendiente. Atravesamos el puente de madera y nos acercamos a la llamada Poza da Moura que está espectacular, siempre nos sorprende.


Esta es la "poza" que la leyenda nos cuenta, en la que desapareció una joven por amor y que aparece peinando sus largos cabellos cada noche de San Juan.


Ascendemos al borde de un canal de agua dejando el río a nuestra derecha, tras pasar por tres restos de antiguos molinos, llegamos a otra parte también muy interesante, de hecho no se muy bien si me gusta más que la de abajo, se trata de la Poza da Pereira, que le han instalado unas escaleras de madera para su acceso directamente desde la carretera cortada de la urbanización. Curiosamente, también nos hemos enterado hoy de este nombre por el cartel indicativo, siempre le hemos llamado la parte alta de la poza.


Desde aquí podemos regresar por asfalto subiendo las escaleras o regresar por el mismo camino hasta el puente peatonal que cruza el corredor e ir a la parte baja del río, ya entre las casas de Verdeal en Domaio. Los árboles han crecido bastante desde la última vez que vinimos y la caída de agua no se puede ver entera, pero aún así nos gusta el rugir del agua y ver como se despeña pasando por debajo de una vieja pontella y sigue su curso hacia su desembocadura en el mar en la Ensenada do Mouro, al lado de la playa do almacén en Domaio.

Un antiguo lavadero con varias fuentes en su alrededor adornan el lugar.



Localización de inicio de ruta andando:




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas recientes