Una mañana por Astorga (Castilla-León)


En nuestras mini-vacaciones en la provincia de León, no podíamos olvidarnos de darle un espacio a la capital de la Maragatería que es la ciudad de Astorga. Uno de las ciudades más ricas en patrimonio histórico y artístico de León por ser lugar de paso del Camino de Santiago
y la Vía de la Plata, por ello hemos tenido que hacer un resumen con lo que nos ha parecido más atractivo e imprescindible para aprovechar las pocas horas que estaremos en la ciudad. Las murallas, la catedral, el palacio de Gaudí...





Además destacan también el Santuario de Fátima, la Capilla de la Vera Cruz del siglo XV, y a su lado la Iglesia de San Francisco y Convento de los Padres Redentoristas del siglo XIII; la Iglesia de San Bartolomé de finales del s. XI, el Seminario Mayorm el Ayuntamiento ...
Empezamos nuestra caminata en el Parque de El Melgar, ya que cuenta con un amplio aparcamiento, y ya podemos ver una parte de la muralla que rodea la ciudad.
Bordeamos la muralla para ver los restos del Anfiteatro Romano antes antes de dirigirnos a la Plaza de la Catedral. Y rodeando los muros de la residencia San Juan Bautista ya nos encontramos de frente con una de sus maravillosas fachadas.


La Catedral de Santa María de Astorga, una de las pocas que tiene el titulo de Apostólica,  con su silueta inconfundible por sus tres naves diferenciadas, sabemos que tiene unos orígenes muy antiguos, puesto que se conocen detalles de ella en el s. III.
El edificio que podemos ver actualmente se comenzó a construir en el año 1447 sobre unos restos románicos, y se continuó hasta el s. XVIII, por ello se pueden distinguir varios estilos arquitectónicos como Gótico tardío, Renacentista y el Barroco.
Nos damos una vuelta por su interior... los retablos de La Inmaculada con una talla de Gregorio Fernández, el de San Juan Bautista, el de San Jerónimo con tallas de Mateo del Prado y el retablo mayor de  Gaspar Becerra ya nos dejan fascinados.
Al otro lado vemos el coro, con una sillería espectacular.

A la izquierda del Altar Mayor se encuentra la Capilla de la Majestad con un retablo del siglo XVII y la imagen de la Virgen de la Majestad.



Cuenta con un Museo Catedralicio donde antiguamente era la biblioteca y los archivos. En el se conservan más de 500 obras de gran valor histórico-artístico distribuidas en 10 salas.
Atravesamos la gran verja situada al lado de la iglesia barroca de Santa Marta (patrona de la ciudad) y ya nos encontramos con la gran obra del artista Gaudí:


El Palacio Episcopal ó Palacio de Gaudí
Lo primero que pensamos al verlo es que se parece a un castillo, con sus almenas y hasta un foso que lo rodea.
Consta de cuatro plantas con ambientes diferenciados: sótano, planta baja, la noble y la planta superior, unidas con una escalera de caracol y decoradas con cerámica vidriada de los artesanos de Jiménez de Jamuz.
El Obispo don Juan Bautista Grau y Vallespinós comienza las gestiones para reedificar la residencia episcopal contratando en 1887 a Antonio Gaudí para realizar el actual palacio.
La obra se paralizó en 1893 tras la muerte del obispo y el descontento de Gaudí con la nueva Junta Diocesana que abandona el proyecto. El nuevo obispo contrata a Ricardo García de Guereta para terminar la obra ajustándose a los planos iniciales. Pero éste abandona la construcción en 1914 y no sería hasta 1961 cuando el palacio fuese terminado.
Tres ángeles de zinc permanecen en el jardín que rodea al palacio sin haber podido ser colocados en lo alto de la cubrición.
El edificio alberga el Museo de los Caminos que cuenta con una gran colección de objetos relacionados con el Camino de Santiago.



Nos dirigimos hacia la plaza de España en la que se sitúa el edificio barroco del Ayuntamiento con sus dos torres gemelas y su famoso reloj en el que cada hora salen dos simpáticos muñecos vestidos de maragatos a golpear la campana de bronce.
Bajamos ahora recorriendo sus bonitas calles para encontrarnos de nuevo con la muralla y su bonito paseo sobre ella.

No nos olvidamos de ver parte del legado romano que se conserva como las Termas Mayores y Menores, el Aedos Augusti, templo dedicado al emperador y las cloacas romanas.
La Ergástula, edificio que es sede del Museo Romano y que se cree que era la cárcel para los esclavos de las minas de oro del Teleno y las Médulas.
Y ya no nos queda tiempo para más, por lo que regresamos hacia nuestro lugar de partida para visitar uno de los pueblos con más encanto que es Castrillo de los Polvazares, que os contaré en otra entrada del blog.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas recientes