Ruta de los Molinos de Zamáns (Vigo)


En la parroquia viguesa de Zamáns y rodeando el embalse es por donde discurrirá nuestra ruta de hoy formando parte de uno de los Senderos Locales de Vigo.

La ruta comienza en el Parque Forestal de Zamáns, una amplia zona arbolada que cuenta con numerosas mesas, bancos, barbacoas, fuentes y aparcamiento donde se puede pasar un día estupendo en familia.

Seguimos el sendero que este tramo comparte con el GR-53.2 hasta los pies del Monte Galiñeiro donde nos encontramos con la Fervenza da Freixa, una rampa granítica por la que se desliza el agua procedente del alto de la montaña y que en épocas de lluvia se encuentra espectacular pero permanece casi seca el resto del año.

Pasaremos por la cantera abandonada de cuarcita de Vilaverde de la que apreciamos un gran pozo de unos 38 metros de altura que se encuentra vallado.





Seguimos el sendero bordeando la zona de monte hasta encontrarnos con el embalse de Zamáns que fue inaugurado en 1960 y que fue la fuente de abastecimiento de agua potable para la ciudad de Vigo hasta 1977 que se construye el de Eiras.

En cualquier época del año, los reflejos en sus aguas se convierten en unos compañeros de ruta inseparables.

Un poco de asfalto ahora para pasar por parte de la parroquia donde no os extrañe encontrar algunas vacas pastando en sus prados, y es que hasta la década de los 70 eran famosas las "leiteiras de Zamáns" que repartían leche fresca por toda la comarca y en homenaje a ellas hay una escultura en el centro de la plaza de la parroquia.


El siguiente tramo será el conjunto Etnográfico de los Molinos de Zamáns que podemos hacer el sendero sólo o completarlo con la ruta. 
Este espacio ha sido rehabilitado en el año 2012 y cuenta con 5 molinos de auga como el Muíño do Bento, Muíño Novo o Muíño do Soleido, dos puentes y un lavadero. Otros cuatro molinos quedaron bajo las aguas del embalse.


Este agradable sendero nos lleva a orillas del río Vilaza hasta que vierte sus aguas al embalse, en un frondoso bosque de vegetación autóctona que hace que nos perdamos en el tiempo.
Después de llegar a la presa la ruta parte hacia a la izquierda por el interior hasta llegar al punto de inicio, aunque merece la pena desviarse un poco para ver el Molino de Maquías, una casa-molino con dos plantas, un pórtico de piedra cubierta de musgo y aún podemos apreciar todas las canalizaciones de agua, incluso un pequeño acueducto, que tras la construcción del embalse se vieron afectadas dejando de funcionar y acabando en el olvido.


Este tramo serán tan solo 3 kilómetros muy fáciles de llevar en un terreno sin apenas pendientes.


Esta zona forma parte del antiguo Camino Real que unía Tui con Vigo del que apenas queda rastro.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas recientes